Mons. Joaquín Guillermo González "El Obispo fugitivo" Marinilla 1823 - Yarumal 1888

En la comarca del Chocho en el poblado de Marinilla, el 25 de junio de 1823 nació Joaquín Guillermo González, quien siendo aún joven llegó a ser Obispo de Antioquia por su abnegada vocación sacerdotal que sintió desde muy temprana edad.

Sus primeros años transcurrieron en el campo, ayudando a su padre en las labores rurales, en tanto entró al colegio San José, en donde adelantó sus estudios de secundaria que más adelante, por el año de 1840, se vieron interrumpidos por la revolución que se desató entonces y que duró hasta 1842. Aunque para aquella época el joven ya había sentido su inclinación sacerdotal, se vio obligado a regresar a los trabajos del campo y la arriería. Sin embargo, siguiendo su vocación, decidió acompañar como peón, a un sacerdote pariente suyo, hasta Santa Fe de Antioquia, con la esperanza de que el entonces, Obispo de Santa Fe de Antioquia, Juan de La Cruz Gómez Plata le concediera una audiencia para ofrecerse como sacerdote, audiencia que finalmente no sólo le fue concedida, sino que fue aceitado y de inmediato le abrieron las puertas del seminario en donde continuó sus estudios. Para el año de 1846 se recibió como sacerdote y en adelante se desempeñó como capellán del coro de la Catedral de Santa Fe de Antioquia, coadjutor de Rionegro y en 1851 fue nombrado párroco de Santa Rosa de Osos, en donde permaneció hasta 1858; posteriormente fue trasladado a Santuario y Barbosa, hasta que regresó a Santa Rosa en el año de 1863, donde permaneció hasta 1873, cuando fue preconizado Obispo de Santa Fe de Antioquia por su Santidad Pío IX.

Aún siendo sacerdote, a Joaquín Guillermo González le tocó padecer la persecución de la iglesia en el gobierno del General Mosquera por el año de 1861, cuando entre otras medidas que tomó, fue la expulsión de los religiosos de la Compañía de Jesús y la pérdida de sus bienes. Durante el tiempo que duró esta persecución entre el 61 y 63, el sacerdote fue llevado a prisión de donde pronto se fugó a las montañas, allí permaneció por más de un año, hasta que se inauguró la Convención de Rionegro en el año de 1863.

Años más tarde, cuando ya era Obispo de Santa Fe de Antioquia, también fue víctima de las persecuciones políticas al clero, más exactamente en el año de 1879 cuando fue desterrado junto con los otros obispos del país, en cumplimiento de las leyes 35 y 37 de 1877, que el Gobierno había expedido sobre la inspección de cultos y el destierro de los obispos de Popayán, Pasto, Antioquia y Medellín.

Fueron cerca de tres años los que Monseñor tuvo que vivir huyendo por las montañas de Antioquia, durmiendo en los pastizales y no pocas veces caminando descalzo y en harapos. Estas vicisitudes terminaron en el año de 1880, cuando regresó a Santa Rosa de Osos, gracias a que se aproximaba las elecciones que daban por ganador a Rafael Núñez. Sin embargo, dos años después, cansado y delicado de salud, decidió renunciar al obispado y retirarse a vivir en la finca La Montañita, cerca a Yarumal en donde permaneció hasta su muerte el 4 de enero de 1888.

Contacto

Parque Principal
Santa Rosa de Osos
Tel. (57) 4-860 81 88
Fax. (57) 4-860 81 88
Correo: catedral-parroquia@oautllok.com
facebook Catedral Santa Rosa de Osos
twitter catedralSRO

www.catedralsantarosadeosos.org